Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 
Acciones de Documento

Nuestros Origines

AL COMIENZO ESTABA FRANCISCO DE ASIS EL « POVERELLO »…

Francisco, loco y enamorado de Jesucristo, muerto por nosotros en la Cruz, estaba abrasado por un amor tan grande, que quería imitarlo en todo. Más tarde, los estigmas, atestiguarán esta semejanza perfecta, un amor ardiente que quería contagiar al mundo, para conducirlo al Maestro amado.

françois d’assiseFrancisco iba predicando y cantando el Evangelio. A los ricos como a los pobres, les recomendaba la “santa pobreza”. Invitaba a todos al perdón, a la reconciliación, a la humildad, a la simplicidad, a la minoridad. A todos les recomendaba vivir como auténticos hijos de la Iglesia, obedientes “al Señor Papa”. Y su saludo era: “Paz y Bien”…

Muchos se le unieron, nobles, burgueses y campesinos que deseaban vivir con él y como él. Es así que comienza la Orden de Frailes menores.

Después es Clara y su hermana Inés de Asís, de una familia de nobles, que quieren seguir su ideal. Comienza así la segunda Orden, llamada « Damas Pobres” o Clarisas.

Hombres y mujeres con una vida familiar y profesional, también quieren comprometerse en la obra del espíritu de Francisco, es el comienzo de la Tercera Orden Seglar.

Esta Tercera Orden tiene la misma expansión que las otras dos, primero en Italia, después en Alemania, donde vivía Elisabeth de Hungría (1207-1231). Más tarde ella será la Patrona de la Tercera Orden Regular de San Francisco, de la cual nacerán numerosas comunidades religiosas.

«FRANCISCO, REPARA MI IGLESIA QUE AMENAZA RUINAS»…

egliseEn Italia….

 

Alrededor de Francisco, los Hermanos eran cada vez más numerosos. El los bendijo y los envió a predicar el Evangelio.


Italia les quedo pequeña, el corazón desbordante de Francisco ansiaba el mundo entero…

 

… en todo el mundo….

En una época donde la intolerancia entre las religiones era muy fuerte, Francisco decide ir en tierra de musulmanes para encontrarse con el Sultan de Egipto o para recibir el martirio. El Sultan lo recibió con admiración y lo dejó partir.

De regreso a Italia, Francisco se lanza con sus hermanos por los caminos del mundo…En Marruecos cinco Hermanos son decapitados, son los primeros mártires de la Orden (1220)

…y sin olvidar la Francia…

 

Entre los países conocidos en esa época, había uno que Francisco amaba particularmente, era Francia, allí estaban sus raíces: su mama, Doña Pica era natural de Provenza.
Decidió personalmente partir a Francia, pero no pudo hacerlo.

Entonces, envió en su lugar algunos de sus compañeros más queridos, entre ellos Fray Pacifico. Este llegó en 1217 a Vézelay donde fundo el primer convento franciscano de Francia, que lo llamaban « la Cordelle ».

 

 

En 1219, Fray Pacifico llego a Paris y mas tarde a Saint-Denis. Hacia 1223 llego a Lens-en- Artois al norte de Francia.

Fray Pacifico y la Tercera Orden

Bajo el impulso de Fray Pacifico, nombrado Provincial de la Orden en Francia, los hermanos y los conventos se multiplicaron. Las necesidades de la populación francesa en esa época eran muchas.

Había mucha hambre entre los pobres…los enfermos muy desdichados…los huérfanos, muy abandonados… Los hermanos no se bastaban para todo y rápidamente. Fray Pacifico hizo venir de Italia algunas mujeres que se dedicaban a aliviar la miseria. Mezcladas en el mundo, ellas forman la Tercera Orden Seglar.

 

paysageSegún una tradición muy antigua, las primeras Hermanas de la Tercera orden, llamadas Hermanas Grises, se establecieron en Saint Pol-sur-Ternoise, en el norte de Francia, hacia los años 1223-1224, antes de la muerte de San Francisco (1226).

 

En 1430, encontramos también a las Hermanas Negras de la Tercera Orden de San Francisco llegadas de Saint Omer y establecidas en Saint Pol, donde prodigan sus cuidados a los enfermos.
De Saint Pol, algunas hermanas son enviadas a Béthune, a Arras, a Lens…Otras son enviadas al norte de Bélgica, otras a la región de Picardía. La expansión continúa del siglo XIII al siglo XVIII. Después de la guerra de los treinta años, hacia 1650, se cuenta en Flandre con 70 conventos y más de 1200 religiosas.

 

Mas tarde, algunas de ellas siguiendo el ejemplo de Santa Elisabeth de Hungría, adoptaron una Regla de vida y comenzaron a vivir en conventos, entregándose enteramente a las obras de misericordia.
Ellas formaron la Tercera orden Regular. Llevaban generalmente el hábito de las viudas del lugar donde se instalaban;

Se les daba diferentes nombres: Hermanas del Manto, Hermanas Grises, Hermanas Negras, Hermanas Blancas, Hermanas del Monasterio, Hermanas del Velo, Hermanas de San Francisco, Hermanas de Santa Catalina.

 

Entre esos conventos se encuentran las siete casas autónomas del Paso de Calais, que después de la Revolución, viven el espíritu de San Francisco de Asís y están en el origen de la Congregación de las Franciscanas de Calais.