Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 
 
Acciones de Documento

Querida Sara

12 febrero 2018

 

Hermoso testimonio !
Tres años entre los inmigrantes …
En Sicilia…

 

A ustedes, todos y todas, que nos leen en nuestro sitio, tenemos la alegría de acercarles para vuestra lectura, el hermoso testimonio recibido de nuestra Hermana Sara, Ayelech, su nombre de registro, Etiopiana, dado por Hermana Elisabetta, miembro del comité ejecutivo de UISSG – Unión de Superioras Mayores- para su partida para el proyecto, para unirse a nuestras Hermanas en Estados Unidos.

 

 

Roma 12 de enero de 2018

 

Querida Sara,

 

Primero quisiera decirte un gracias muy grande por el compromiso que has vivido con nosotras estos dos últimos años... Por el coraje y la simplicidad en las relaciones que te hicieron inmediatamente amar y apreciar por todo el mundo en Ramacca...

 

Tu presencia fue un buen testimonio, llevado con coraje a pesar de las dificultades que has vivido... y que has llevado sin quejarte.!

 

Debes saber que tú has sido preciosa, en el interior y exterior de la comunidad. Todos te amamos y te amaremos siempre, aún cuando no estés más con nosotros. Tu sonrisa, la ceremonia del café, tu disponibilidad, han dejado en mi corazón un buen recuerdo. Gracias!

 

Sentiremos tanto tu ausencia, y sobre todo sentirán tu ausencia muchos de tus amigos inmigrantes a quienes has amado y respetado y a quienes has apoyado sobre todo en el hospital, con mucho amor y dedicación.

 

Sara, estoy realmente triste porque tú partes antes de terminar los tres años... tal vez yo conté demasiado contigo, ahora que han abierto las puertas... y el hospital también... pero el Señor sabe... lo que Él te pide y nos pide y Él proveerá!

 

Yo deseo que el Señorte dé el céntuplo de lo que nos has dado, a los amigos inmigrantes y a los amigos sicilianos.... y esto te ayude a insertarte en la nueva misión que el Instituto te confía. Tú sabes ya dónde irás y qué harás? Estarás en Etiopía o en otro lugar?

 

Estoy muy triste porque has partido y no pude venir a saluarte, cosa que hubiera hecho con mucho gusto, pero en este momento el trabajo en la dirección es mucho y mi salud un poco débil.

 

Te abrazo de todo corazón, que el Señor te bendiga y te proteja en tu nueva misión. Yo continúo llevándote en el corazón y en la oración.

 

Elisabetta

 

Estamos interpeladas por el hermoso testimonio de Hermana Sara ?
Está usted disponible para un tiempo gratuito entre los inmigrantes en Sicilia ?

La vida religiosa sigue por nuevos caminos, caminos de periferia, como nos dice el Papa Francisco ! Jóvenes no tengan miedo de consagrar sus vidas enteramente al Señor, al servicio de nuestros hermanos más frágiles en todo sentido.
La vida tiene sentido cuando ella se dona ! Bienaventurados !
 

<< Volver a la lista